Untitled Document



Panel de Autenticación de Usuario


Bienvenido! Aquí es el lugar donde podrás autenticarte como usuario del Colegio Modelo Adventista.

¿Perdiste tu contraseña?
Log In Inicio
Inicio / Mensaje del Director

COLEGIO MODELO: Mensaje del Director.

Escrito por: Dermidio Omar Escobar Director del Colegio Modelo Adventista


Omar Escobar

Al considerar la premisa anterior, no puedo menos que profundizar y dejar muy claro el por que de la existencia de este bendito colegio.

Obligadamente tengo que escrutar desde el punto de vista de mis principios el origen del ser humano ya que precisamente son seres humanos los que se atienden en esta institución.

He llegado a la conclusión que: Reconozco, creo y tengo fe absoluta que el ser humano tuvo su origen en manos de Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo). Debo agregar que el hombre fue creado dadivoso, lleno de amor, sin inclinación a dañar; sin tendencia al mal; en síntesis, bueno en gran manera.

Una tragedia, lo más cruel que existe y existirá fue la desobediencia del hombre hacia los lineamientos Divinos para su felicidad y pureza.

Al desobedecer las reglas de amor de su Padre, el ser humano fue alcanzado por influencias del poder del mal existente, Satanás, el rebelde sin causa, el que se place en el sufrimiento.

A partir de ese acontecimiento, nuestro Dios preparó planes espectaculares, poderosísimos para rescatar a sus preciosos hijos para un día, redimirlos completamente y gozarse con ellos en la patria celestial, nuevamente con el hombre puro, dadivoso, no inclinado al mal. El plan de redención tenía como base la muerte vicaria de Cristo, la aceptación del mismo como su salvador personal por parte del hombre.

Debido a que el hombre cada vez más se hundió en el pecado en todos sus aspectos, fue necesaria la intervención Divina con su pueblo dándole lineamientos acerca de la forma de prepararse para vivir en esta tierra y en la prometida; entre ellas encontramos la creación de colegios para mantener viva la llama de la fe y del conocimiento de Dios.

Es así el origen de la creación de los colegios adventista de los cuales éste es uno de ellos.

Al dedicar mi vida a laborar en un colegio adventista, es para mí un llamado Divino, una bendición, un ministerio de Dios en esta tierra por lo que procuro ver las cosas desde ese punto de vista.

No puedo omitir que me preocupa la preparación para vivir en esta tierra por lo que con la ayuda de Dios, nuestro colegio se esmera por lograr excelencia académica y áreas útiles para sobrevivir en un mundo altamente competitivo en el que no se debe olvidar el amor al prójimo, la lealtad y todas las demás virtudes necesarias para ser un representante digno de la familia de Cristo.

Por todo lo anterior, es necesario que todos los que creemos en el plan Divino de fundar colegios para prepararnos para esta vida y la eterna, debemos unirnos en oración y apoyo mutuo para hacer de este colegio una institución de la cual nuestro Dios esté satisfecho.

¡Qué nuestro Dios nos bendiga a todos los que creemos en estos principios y nos ayude a ver los hechos realidad!